Buenos Aires: un día en el Mercado de San Telmo