¿El mejor aperitivo? El de la Plaza San Salvador