Un día en Suzhou, la Venecia de oriente