El secreto del Atlántico está en las islas Fernando de Noronha