El Castillo de Bellver, de lo más especial de Palma