Daikanyama, lo último en Tokio