Las termas de Karlovy Vary, un planazo