Christiania, un espacio libre