El mundo no termina, sino que empieza en Finisterre