Gotemburgo y su simpatía sueca