Nueva York y la misa gospel, ¡aleluya!