Berlín, Savignyplatz y el paraíso de las tartas