Destinos

La información del mundo a tus pies

Port de Pêche, en Mauritania
8 junio 2015

Nouakchott, porque te gusta lo desconocido

En Iberia Joven nos encanta acercarte a destinos menos conocidos, a capitales que suenan a misterio, a inexplorado. Es el caso de Mauritania, país africano al que si quieres, puedes volar con nosotros al mejor precio. ¿No te apetece saber qué se esconde detrás de su capital de nombre imposible? ¿No quieres saber qué puedes ver y hacer en Nouakchott?

Para empezar a organizar tu agenda, que sepas que junio es una época excelente para visitar este rincón de África, aunque no es la única. Y sí, es un destino seguro y barato, además de diferente. El truco es preparar la mochila sin miedo y lanzarse a la aventura, ¡solo se vive una vez!

Llegados a Nouakchott, hay mil cosas que hacer en plan económico. Lo primero que nos viene a la cabeza es que merece la pena acercarse al pintoresco y algo caótico Port de Pêche, su atracción estrella. En este mercado, uno de los más importantes y animados de la costa oeste del continente negro, se respira ambiente desenfrenado por los cuatros costados. Detente a observar cómo centenares de hombres wolof y fula arrastran las redes repletas de pescado fresco, ¡el espectáculo te hará sentir que estás en África! Y sé un viajero responsable: no olvides nunca pedir permiso antes de tomar una foto. Los mauritanos te lo agradecerán.

Con la costa como telón de fondo, lo más cómodo para llegar hasta el Port de Pêche es tomar un taxi. De ahí, tus amigos y tú podéis acercaros a la Plage de Nouakchott para remojar los pies y hacer un montón de fotos. Esta playa kilométrica es muy, muy especial. Solo los extranjeros como tú disfrutan de su arena fina y sus aguas bravas. Además, cuenta con varios chiringuitos con tumbonas y jaimas, siendo el de la playa de Les Sultanes uno de los favoritos. Aprovecha para comer pescado y marisco, otra de las cosas que puedes hacer en Nouakchott. ¡Lo hacen muy rico y además te saldrá muy bien de precio!

Ahora ya lo sabes. Nouakchott es un respiro antes o después de explorar el desierto de Mauritania, cuyo eco llega hasta la urbe en forma de nómadas que acampan en plena calle. La "salina de las conchas", como se la conoce, goza de un ambiente de lo más relajado. Propón Mauritania a tus amigos, será un viaje que no olvidarás.

Foto| Mark Fischer

0 Comentarios

Publicar un Comentario

captcha

Enviar